domingo, enero 27, 2008

MÉRITOS PROPIOS






"Hartita" me he quedado de tanto reportaje Borbónico. Si el rey ha llegado a sus 70 añitos nosotros nos los hemos tenido que tragar uno por uno y cadena por cadena. Personalmente me ha quedado clarísimo lo buenísimo que es, lo superdemócrata, y lo “imperescindibilísimo” para nuestro sistema político, que por otro lado es intocable.

A este “hartón” promonárquico, felicitaciones incluidas, ahora hay que añadirle el “cumple” del príncipe, un chaval cuyo mérito no es, por lo visto, el de ser el “heredero” de una “dinastía” que Franco tuvo el gusto te imponernos, el aspirante a la Jefatura del Estado en base a unos anacrónicos privilegios que no puedo explicaros mientras no alcance a comprenderlos. ¿Cuáles son sus meritos entonces? Por lo que tengo oído en prensa y tele : “MERITOS PROPIOS”, ahí es na….

No es de extrañar que haya quien no entienda esta moda de defender los privilegios de esta supermillonaría familia, algo dueña además de nuestros destinos, como prueba la carta publicada por
Jaume D’urgell en su blog, y a la que como la pólvora se están sumando otros amigos entre los que quiero contarme.

Milagrosa Carrero

8 comentarios:

Hilario Ideas dijo...

No entiendo muy bien por qué un presidente sería preferible a un Rey. Si por lo menos para presidente fuese elegido uno de los grandes personajes culturales o intelectuales del país ajenos al partidismo, el argumento pudiera tener cierta validez, sí darían prestigio al puesto, pero esto no ocurre nunca. El candidato elegido para el puesto- poco importa si en elecciones directas o indirectas - es siempre un representante del partido en el Podercomo pago por sus servicios al partido (¡casi nunca a la nación!), o como una especie de retiro dorado para un político perdedor en la lucha por el poder. Se ha criticado mucho cómo los escándalos sexuales y matrimoniales han desprestigiado la monarquía británica, pero solamente para auténticos puritanos pueden estos escándalos ser más importantes que los antecedentes criminales (Waldheim, Austria), corrupción y abuso de poder (Mitterand, Francia), manipulación política (Italia) que a la postre son el legado de tantos y tantos presidentes "democráticamente" elegidos. Imaginemos solamente la posibilidad de que si España hubiera sido una república, durante los 13 años de mayoría socialista pudieron haber sido elegidos como Presidentes personajes como Corcuera, Barrionuevo o, por qué no decirlo, Luis Roldan exdirector general de la Guardia Civi l(el que “manejó” los fondos de los huérfanos) o el mismísimo Felipe González. No es de sorprender entonces que Don Juan Carlos sea, no sólo infinitamente más popular que ningún político, sino que como Rey esté por encima de la política partidista, representando la totalidad de los españoles mucho mejor de lo que lo pudiera hacer ningún Presidente de la Nación, que en esencia estos representarán siempre una opción política.
Otro de los argumentos esgrimidos por los Repúblicanos es el coste; puede que sea algo caro en el Reino Unido, pero desde luego ni en España, ni en Holanda, ni en los países escandinavos. En estos países el 90% de los presupuestos de las casas reales se dedican a gastos de representación - exactamente como en la mayoría de las repúblicas- y bastante más modestas que la parafernalia montada por las presidencias "regias" de Giscard d’Estaing, Mitterrand y Chirac. Además, cuando las elecciones presidenciales son directas -cada 4 años - hay que incluir el coste de las campañas electorales y el coste administrativo de las elecciones que por sí solos son muy superiores a los presupuestos reales de 4 años.
Creo que queda bastante clara la superioridad de la Monarquía democrática y parlamentaria sobre la República de igual signo. No obstante, si los defensores españoles del Repúblicanismo defienden, no una República parlamentaria, sino una constitucional (presidencialista), por eso de la separación de poderes (Montesquieu), quiero dejar manifiesto que la separación de poderes en las democracias parlamentarias deja mucho que desear; un primer ministro, que base su poder en una mayoría parlamentaria de la cual el mismo, además de ser su máximo líder, ha sido la persona que ha tenido una influencia decisiva sobre las listas electorales de su partido, no solamente controla el Gobierno (ejecutivo) sino también el Parlamento (legislativo). En España, a partir del año 1985, el felipísmo rizó el rizo, politizando la elección del Consejo del Poder Judicial y subyugando de esta forma también - de forma indirecta - el control judicial a la voluntad del ejecutivo.
No olvidemos el papel de una Reina, por subordinado y complementario al del Rey que sea, también tiene una enorme importancia institucional (como posible futuro Regente) y representativa. Para cumplir con su futura función necesita un alto nivel intelectual y cultural, un innato sentido de la discreción y de las relaciones humanos a cualquier nivel además de, en lo posible, un largo condicionamiento familiar para ocupar posiciones de alta responsabilidad, o sea, "una gran profesional". ¿Implica esto que sea de sangre real o azul? No necesariamente, pero por lo menos que tenga una buena formación, hable idiomas, una larga tradición de servicio público y muy consciente de lo que se espera de ella.

hilarioideas@hotmail.com

Maripuchi dijo...

¿Y si el llamado por sangre a ser rey es borderline? ¿y si la que elige como esposa es monísima pero una petarda?

menudos argumentos!! de peso eh??

agustinromerobarroso@gmail.com dijo...

Mire, señor Hilario. Que mu bien todo eso que se piensa usted, mu bien. Pero luego de tanta alcurnia y educación para estar en el puesto para los reyes y la poca lacha de los normales presidentes de República, sigo pensando que la República es la situación menos mala para un pais como el nuestro. Pero sin presidente, que veo que por las sabias razones que usted da, no hace falta pa na. Así que sin presidente. Algo así como Suiza, sin tanto jaleo. Haremos una estatua, o algo así, de buen material, que tendrá un secretario de servicio, para leerle los discursos, atender saludos,,vaijar y recibir gente, saludar y eso; y todo lo demás. Y ese secretario será seleccionado por oposición libre entre candidatos de todo el país, y deberá reunir cualidades intachables y objetivas, como los jueces, notarios, y altos funcionarios de la República. Sin atributos ejecutivos y para hacer de secretario del presidente de oro, simbólico o en estatua. Será cargo que se ejercerá durante veinte años, si la muerte no lo impide, o se vuelve torpe.
¿solucionado?
Pues entonces: ¡Viva la República!¡Y viva el secretario del presidente de palo!

Jordi Gomara (itaca2000) dijo...

Hilario, tu discurso sería muy bueno, en cuanto nos pretendes dar una lección sino fuera que está basado en la loanza del autoritarismo aristocrático y tecnócrata como forma de gobernarse la sociedad.

Me hace mucha gracia comprobar como utilizas formas del anarquismo para criticar la "partitocracia" para luego hacer un discurso totalmente antianárquico, o sea, totalitario, y siento decirtelo pero es así. Tú consideras que unas personas "por la gracia de Dios" son las que deben gobernar a los demás, pero por lo menos la partitocracia nos deja ni siquiera elegir a nuestros "verdugos", si te parece bien. Que aunque te parezca poco es mucho si lo comparamos con lo que representa que una persona o varias debido a unos privilegios injustos a todas luces, por herencia o por amiguismo, como en el caso del Borbón (al cual lo nombró su amigo dictador) ostenten el poder sin más, por muy preparados que estén y sepan hablar muchas lenguas. Ya no entro a considerar lo bien o mal que lo pueda hacer un monarca, el problema es que es monarca mientras el resto de la sociedad son súbditos, menuda igualdad de oportunidades y menuda igualdad ante la ley.

Por otro lado tú hablas de la separación de poderes mediatizada por el ejecutivo. No a mi no me gusta. Preferiría que la hiciera el parlamento, no me gustan los presidencialismos, pero tampoco me gusta que las personas que tienen poder de enviarte a la cárcel, ilegalizar partidos políticos, etc., sean personas que no han sido elegidas por el pueblo. Si alguien ha de juzgarme al menos déjame que yo lo haya elegido. No creo en personas divinas elegidas por Nuestro Señor para gobernarnos. Ya somos mayorcitos y todos tenemos los mismos derechos y si quieres obligaciones, pero todos somos de la misma materia.

Si quieres hacer un discurso altamente rompedor contra la "partitocracia", primero pide que desaparezcan los dioses que pueden decidir sobre tu vida sin que nadie les haya dado vela en este entierro a no ser que esta vela venga de regímenes anteriores feudalistas, fascistas o dictatoriales. Segundo, los jueces deben ser elegidos directamente por el pueblo. Ojo, el juez te juzga ¿pero quién juzga al juez? a mi ésta pregunta siempre me ha aterrado. Y tercero, por no ir más allá, pide listas abiertas para que el que salga elegido no se deba a su partido por haberlo puesto en la primera posición de la lista sino que se deba al electorado, o sea al pueblo que es a quien debe servir.

O sea que, bajo una clara loanza al sistema autoritario-tecnócrata-aristocrático, no nos vendas un discurso revolucionario que no cuela. Todos somos iguales ante la ley, la família Borbón no, aquí hay un agravio comparativo que ni te menees. Sólo por eso y por otras muchísimas cuestiones no puede apoyarse un sistema monárquico aunque se le disfrace de democrático, que no lo es, por propia definición. Por favor!!!!!

Jaume d'Urgell dijo...

Siempre será preferible una persona libre y periódicamente electa, revocable, sujeta a responsabilidad penal, controlada a partes iguales por el Legislativo y la Judicatura... que el producto de siglos de endogamia, designado por uno de los tres peores genocidas del Siglo XX.

De todos modos, quienes agiten el señuelo de que una forma de gobierno se basa en una sola persona, nos están exponiendo a malabares y artificios, hechos con argumentos de cortina o pantalla de humo.

República no significa solo algo tan razonable como la esencia de la democracia (elegir), sino bastante más: mayor separación de poderes, laicismo, transparencia, garantías y en resumen: reconocer la capacidad de la ciudadanía para gobernarse por sí misma, en paz y libertad a través de las urnas.

Hilario Ideas dijo...

Insisto, ¿República, para qué? ¿Para mantener a un Presidente cada 4 años en lugar de a un Rey?. Por lo menos al Rey no lo elejimos ninguno, no tiene color político, así que estamos todos igual.

Da gusto ver la cantidad de gente que se apuntan a todas las modas. Menos mal que dentro de unos añitos estará de moda el capitalismo libertario y dejareis de dar por saco con la República.

La gran ventaja de la familia real es que están preparados desde la cuna para el cargo o ¿Acaso preferís a una ex-alcaldesa de Marbella, a un Pepiño Blanco, una Celia Villalobos, un Gallardón o a un Moratinos de Presidente de la República?

Ya sé que a Don Juan Carlos, le colocó Franco, ya que ETA asesinó a Carrero Blanco. En un principio y después de haberle educado, pensó que continuaría con la línea dura y sería un rey-dictador. La jugada le salio mal, el Rey quería una democracia, ¡si oyes bien!, DEMOCRACIA, con lo cual le tomó el pelo a las cortes franquistas poniendo a Adolfo Suárez como Presidente del gobierno con la idea de legalizar el partido comunista, y así fue, posibilitando que en España cuajase una DEMOCRACIA.

Si hoy tienes democracia es gracias al Rey, figura que no tiene poder ninguno (ni falta que hace), pero en cambio da una imagen excelente de España en el exterior.

Os recuerdo, que antes de la (¡que pereza!) 2ª República existíó otra República, dictaduras y Monarquías de todo tipo, incluso absolutas. Podemos ir hacia atrás en el tiempo, pero por favor, no paréis donde os conviene.

¡Que ya cansa lo de la memoria histórica!. Si la tenemos, la tenemos para todo, y si no, como ocurrió después de la muerte del Caudillo, borrón y cuenta nueva. La de historiadores a sueldo de la causa que han salido hasta ahora, eso si, solo saben la parte que les interesa.

Pero muchos republicanos siguen añorando los tiempos pretéritos del Frente Popular, o sea una República de izquierdas a medida, una República Socialista al estilo URSS (¡pobre rumanos y albanokosovares!, ¿porqué vendrán a España a buscar una vida mejor? ¿Qué pasó en sus países?)). Creo que si en España se hubiera dado bien el tema de la República, no estarían pidiendo la tercera. Pero como España, digan lo que digan, no es republicana, sólo les queda el remedio de la ''pataleta''.

Por mi parte, creo que no es necesario considerarse monárquico para reconocer que la Casa Real, como institución, funciona bien, por lo que es lógico que sea valorada por mucha gente,. A a efectos prácticos es lo que interesa a una sociedad: que las instituciones funcionen y no creen problemas.

Pero también hay que entender a quienes, simplemente, defienden un modelo de estado más acorde a los tiempos que corren o incluso como dicen ellos: “más justo”. Claro que la Monarquía es, básicamente, un modelo contrario a la igualdad entre las personas. Eso de nacer con unos privilegios basados en la sangre o la estirpe podría ser algo anacrónico, sin embargo podríamos llegar a entender que el sucesor de la corona que nace lo hace de forma aleatoria; el Rey no elige quién y cómo va a ser su sucesor.

Así pues, hay quien preferiría que la Jefatura del Estado fuera ostentada por un cargo elegido por los ciudadanos, pero creo que la cuestión no es la gran confianza que despierta la Monarquía, sino la escasa confianza que tenemos en la clase política. Y esta falta de confianza, sinceramente, creo que es algo que los políticos se han ganado a pulso.

Eso es lo que tenemos así que creo que es normal que algunos, que siempre han aspirado por principios a un modelo de estado republicano y federal, no lo hagan con demasiada pasión y tengan que reconocer, mal que les pese, que efectivamente, aun estando en contra del sistema monárquico, nuestra Monarquía cumple perfectamente su función.

En cuanto a lo del Presidente de la República, su título es mas simbólico que funcional. Para tener a alguien que represente a España en el extranjero, prefiero al Rey y al Príncipe que llevan toda la vida preparandose para ello, a que un iluminado de derechas o de izquierdas, eliga un títere para que se vaya arrastrando por el mundo dando una imagen muy acertada de lo que somos en realidad. Al menos, el Rey consigue que no parezcamos una república bananera, además de que por cuestiones económica sale mucho más barato al erario público un Rey que un Presidente de República.

Supongamos que si tuvieramos República tendríamos un Presidente de gobierno y un Presidente de la República cada 4 años. Tendríamos cada 4 años a un señor chupando del bote él y sus allegados (familia, consejeros, cargos de libre designación, etc.). A los cuatro años le dejamos una estupenda pensión vitalicia a costa de lo que te descuentan de tu nómina por IRPf y ponemos otro Presidente chupando del bote él, su familia , amigos y peloteros. ¿Sería así, no?. ¿Vamos a tener más libertad, más bienestar, con una República que lo que tenemos ahora? Cuando algo funciona no hay que cambiarlo por sentido común.

¡Qué además de al Rey hay que mantener a su familia!, ¡vaya! El Sr. Marichalar y el Sr. Urdangarin precisamente no se incorporaron descalzos a la Familia Real. Dña. Leticia tampoco es que se cobrara poco de presentadora de telediarios en la televisión pública que también pagamos todos con nuestra nómina.

Por favor, quitaos la careta. Lo de la República es una tontería, vosotros lo que queréis es una República en la que gobierne la izquierda, sin posibilidad de que los que no traguen con ésta puedan gobernar.

Que tengamos Rey o no “os la pela”, es otra excusa para instaurar una República de izquierdas o ¿es que estáis interesado en una República al estilo USA en la que pueda gobernar un partido republicano al estilo USA, con un Presidente al estilo Bush hijo?. ¿Os acojonáis verdad?. Esto ya no es República para vosotros.

Creo que los dos intentos de República en España acabaron muy mal, ¿Por qué algunos se creen muy modernos solo por decir que son republicanos? Tener un jefe de estado que no es de ningun partido político, sino que solo cree en una cosa, en su nación, es una bendición que ya querrían muchos paises. Una persona que represente a este pais, no a sus políticos ni a una idea diferente de la que es ESPAÑA y solo eso, ni de derechas ni de izquierdas, solo España, eso es algo que no se valora.

Nos creemos muy modernos por querer parecernos a otros paises y no tener Rey . Muchos mediocres se creen iluminados gritando ¡viva la República! mientras se ponen hasta el culo de alcohol por las calles, fracasan en sus estudios y además no tienen ni idea de historia.

En fin, espero que tengamos monarquia para largo (que conste que el dia que crea que la Monarquía se está pasando en su cometido y esta dando una mala imagen del pais seré el primero en querer que se elimine pero, de momento, tenemos un Rey que es una gran persona y un Príncipe que esta muy bien preparado para lo que se le viene encima, aunque se vaya de cena con progres como Joaquín Sabina Joan Manuel Serrat, Víctor Manuel y Ana Belén (estos que hacían la pelota a Franco, incluso le cantaban canciones) para que luego les echen en cara que Su Majestad el Rey don Juan Carlos es “un señor con una corona ridícula de por medio”, “que la Monarquía es un déficit democrático que sufrimos por herencia”, “que su boda fue propia del Siglo XIV”, ¡pero que “guays” son estos principitos progres! ¿De verdad que no os gustan?

Algunos sóo quieren una III República para que la última franja de la bandera cambie de color. En serio, solo es por eso. Tiene sorna incluso que de la I República ni se hable, tal vez sea porque la última franja de la bandera de la I República era Roja-Amarilla-Roja y eso a algunos les produce escalofríos.

Por último, los que dicen que vivimos en un regimen ilegal creo recordar que antes de aprobarse la constitución que regula la monarquia en España hubo un referendum, el 6 de diciembre de 1978, cuyo resultado mayoritario fue un SI (el 87,58%) así que si no os gusta vale, pero no digais que es ilegal.

Si yo fuera el Rey de España y leyera tantas cosas en mi contra, despues de consolidar un estupendo nivel de bienestar en España, inmediatamente disolveria las Cortes y me marcharia muy lejos a disfrutar de la vida. Desde luego hay gente a la que no se les puede dar nada, porque no lo valoran, ni siquiera una Constitución aceptable (si es que alguno de vosotros ha tenido el privilegio de leerla), con sus defectos, pero que nos ha posibilitado vivir en Paz y libertad durante muchos años en esta singular nación que es España.

Ahí está el salvaguardador de la República llamado IU, organización federal que aboga por la separación de los Paises Catalanes, Euskal Herria, Galicia y otros territorios. ¡Pues vaya III República unida, menos unida que Izquierda Unida!.

Esa es la III República que nos esperaría, ni federación, ni unidad patriótica ni cosas por el estilo. No tendríamos una República como la de Alemania, Francia o EE.UU. Tendríamos una República a la española: una República balcanizante de paletos.

Lo que haria el modelo de estado “mas justo”, desde mi punto de vista, es que los políticos fueran mas integros y honestos, que no miraran solo la manera de quedarse el maximo tiempo en la poltrona.y que gobernaran realmente por y para el pueblo; pero eso ya no es cuestion de República ni de Monarquia, sino de cultura política y ciudadanos responsables con capacidad de reflexionar. Desgraciadamente lo que abunda en la piel de toro son los ciudadanos aborregados amantes de la prensa rosa o de los diarios deportivos y que suelen afirmar: ¡Qué gobiernen ellos que zon los que zaben! y así nos va .

La perfección no existe y, por lo tanto, no hay forma de gobierno perfecto. Lo importante es aprender del pasado (creo que muchos españoles lo hemos hecho) e intentar establecer un modelo que funcione, garantice el equilibrio y la estabilidad del Estado, requisitos que el modelo constitucional del 78 ha cumplido bastante. Pensar que nuestra monarquía es parásita, una lacra a la que hay que mantener con nuestro sudor es un tanto hipócrita, un posicionamiento falto de razón y visceral. El coste de la Monarquía de Juan Carlos I ha sido rentabilizado de sobra.

hilarioideas@hotmail.com

Jaume d'Urgell dijo...

"Hilario Ideas dijo... No entiendo muy bien por qué un presidente sería preferible a un Rey"

Sobra debatir más con un antidemócrata.

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola amiga Mila, hola amigos y amigas de este blog:
Para mi el tema monarquía es una cuestión de forma, las formas son las superestructuras que se conforman, de una forma u otra (valga la redundancia), en función al desarrollo alcanzado por las fuerzas productivas (incluyo al ser humano en esta definición y como principal fuerza productiva y creadora). A un determinado desarrollo de esas fuerzas productivas, unas formas determinadas de estado, gobierno, etc...
Es por ello para mí más importante que la lucha por la república lo es por la democracia participativa: porque la democracia entre en los centros de trabajo, porque acabemos con la precariedad, con los salarios de miseria, con la falta de derechos, con el fracaso académico y escolar. Para mí es más importante, junto a lo dicho, crear empleo de calidad que quien sea el Jefe del Estado se llame Juan Carlos o se llame Sarkozy.
Así piensa también la mayoría de los ciudadanos, es por eso que prima electoralmente a aquellos que hablan su lenguaje que a aquellas otras opciones que le trasladan cuestiones irrelevantes y de segundo orden que serán solventadas y resueltas a su tiempo: Primero poder decidir a todos los niveles, fundamentalmente en el seno de nuestra empresa; Segundo poner de Jefe del Estado a quien consideremos conveniente, o no poner a nadie y vivir en la más absoluta anarquía.